sábado, 28 de noviembre de 2009

TANORÍA


La sangre llena de un olor grumoso
tras el filo del corte salvajemente educado,
la luz se desploma como cuerpo fulminado
cayendo las hojas testigos mudos de doliente.


Si el mundo abriera de par en par
un velo custodiado,
y la sombra de mi cuerpo fuera ya final,
¿Daría por bueno lo humanamente discernido?


¡No ves,amor, este dolor hundido
en el alma diluida por el baladro,
relámpago de lo ido dejándome solo
en la ceniza que cubre lo que fui!


La espada cumplió y no se amedranta,
la mano firme en la empuñadura, no vacila.
Escapar es imposible, morir aún más es el desastre
que refuta lo frugal del destino...
tanoría.

4 comentarios:

Elena dijo...

Luís, admiro tu manera de juntar palabras para sacarle a cada una su belleza a veces escondida.
Precioso poema, como todos los que te he leído.
Seguiré leyéndolos.

Un beso.

Taty Cascada dijo...

Luis:
Que agradable para mis ojos y para mi alma, leer tan exquisito escrito. Las musas te han visitado y dejado en un beso su inspiración.
Agradezco además, tus palabras dejadas en mi Blog, has sido muy amable. Un gran abrazo para ti, desde un lejano y primaveral Santiago de Chile.

Luis Sánchez García dijo...

Gracias Elena por tus palabras y aliento.
Quiero que sepas que el sueño perfecto es el que participa de la realidad y la consume.

Un abrazo desde las marismas del Guadalquivir.

Luis.

Luis Sánchez García dijo...

Taty, tus palabras me llenan de gozo, gracias por tus visitas y anhelos.
Desde este otoño envuelto en azogue, un abrazo apretujao de sílabas suspendidas sobre el amanecer de Chile.

Luis.