sábado, 21 de noviembre de 2009

HOLOCAUSTO


Imaginen la mar inacabada,
un sólo cuerpo unido al firmamento,
y que la estrella, oíd tan azulada
descienda al horror ensangrentada,
estremecida ante inútil sufrimiento.


Mi error seguro el haber nacido,
sin dignidad, patria, oíd sin nombre
no se de mayor odio conocido
el semejante por su igual perseguido,
y tan magna obra toda del hombre.


Una pesadilla el resto de la vida,
que es toda por ser el dolor temprano,
el sueño será, oíd permanente huida
y si por casual tu sombra descuidas,
que esté lejos el puñal de tu hermano.

6 comentarios:

Elena dijo...

Un poema hermoso, bellísimo, que encierra una realidad terrible.

Un abrazo.

Luis Sánchez García dijo...

Gracias Elena por visitar la Ataraxía y dejar tu comentario.

Tristes guerras si no es por amor la empresa.

Un abrazo desde el Guadalquivir.

Luis

María Jiménez V. dijo...

Que profundas y ciertas palabras Luis.
La guerra en estos momentos es uno de los grandes flajelos de la humanidad.
Vaya, creación la del hombre "Hermano contra Hermano"
Lastimosamente es algo de nunca acabar hay demasiados interes de por medio.
La guerra se a convertido en una de las mayores industrial del mundo para unos cuantos.
Para muchos, demasiados diria yo: Hambre, miseria, frio,abandono. En fin es la triste realidad que hemos construido nosotros los seres humanos...

Me encanto esta entrada

Un beso

Luis Sánchez García dijo...

Gracias por tus palabras tan ciertas María.Ningún periodo de la humanidad ha estado exento de barbarie, ningún ser humano se libra de la ignominia e irredenta guerra particular de todos los días.
La sinrazón es una sola, y ya nos toca, mínima rendija sutil evocadora, sobre la astucia bicorne, del tiempo, de la muerte.

Desde la Ataraxía, deseos de paz y un abrazo grande.

Luis

Taty Cascada dijo...

Luis:

Tu sensibilidad está a flor de piel,¡ cuanta miseria y dolor puede causar una guerra !. No es un error nacer, el fallo es la falta y carencia de amor en la humanidad, es la persistente sed de dominación, de avaricia, de poder.
Bellas palabras poeta.
Un abrazo para ti.

Luis Sánchez García dijo...

Gracias por tu comentario Taty, estoy de acuerdo con tu reflexión.
La violencia, no hay código ni álgebra que la explique.
La locura, es el santo y seña de la pereza homicida de los dioses.

Que el mundo sea una Ataraxía por siempre y de manera especial el tuyo.

Desde Sevilla, un fuerte abrazo.

Luis