domingo, 28 de junio de 2009

Luna fucsia


En los ecos hay restos de otra noche
de cielo roto, de dos lunas fucsias.
Sobre la acera hay pómulos usados
y arañazos de gata vieja y cruda.


Pasan ligeras sombras despeinadas,
ojeras de aflicción semidesnuda.
Sostenes remendados por la niebla,
medias cicatrizadas por la angustia.


Crujido de retrovisor cansado
en autos que no cruzarán las curvas.
Instintos no cumplidos, salivazos,
dardos que casi aciertan a la luna.


Pertenecen al aire sus caderas,
son de viento los pechos de la furcia.
Y no la reconocen los taxistas,
y no se hace de día casi nunca.