jueves, 11 de junio de 2009

CALENDARIO



Pasarán los días dormidos
en una atalaya esclavizados,
y no sabremos quienes somos
entre cruces plantadas
como si el tiempo existiera.




De lunes, santos y festivos

de puro negro y rojo sangre,
de eneros y abriles largos
encerrados en estaciones,
ahora que siempre es golondrina.




Repleto de ferias y vendimias,
de lluvioso letargo y enojado
fatal de recuerdo siempre negado,
ante la postal aviesa y perenne
a una pared como un cristo crucificado.




Ahora que irrumpe la vid en marzo,
y el hombre del saco nos saluda...
con una cicatriz profunda.