domingo, 25 de octubre de 2009

BREVEDAD


¡Breve chispa de mi frente,
el alma, Dios, mi alma!


¡Qué corazón inmenso para
nutrirla!, ¡Qué llamarada
en flor, carne mía,-¡pureza!-
donde quemar sus pétalos ennoblecidos!


¡Tan lejos de mis manos!
¡Tan cerca del agua cristalina
que chorrea tu alma!;
tu alma Dios..., mi alma.