lunes, 11 de enero de 2010

LA VOZ POR TI NEGADA


Para ser tan osado en la profecía,
qué sabes tú lo que mi corazón siente,
dudo de la valentía
del que se pronostica valiente.


Que me perdonen los ofendidos,
me comprendan los agraviados
y se alimenten de mi herida,
los que me crean indemne.
Yo no se de beligerancias,
ni prometo tropelías,
no sin esfuerzo me tengo que convencer
para dejar la rosa sin cortar,
la mano sin empuñadura
y la ira en el bolsillo quieta,
... que más puedo hacer
con tan difícil moratoria.


No lo sometas a la innoble tiranía
y muéstralo cual la razón se estrena,
que daño puede el verbo que cercenas,
si errada o no la gramática es mía.


La verdad que revelas
no es mas que un ahogo frío,
atormentado cual rezagado río
en una pesadilla cruenta,
que la vil noche cimenta,
de un sudor arrepentío.


No al sentir ajeno sin que por ella vibre,
no al sujeto que en proclama la invada,
porque la voz del alma nace libre,
pertenece al viento y a la nada.

6 comentarios:

Taty Cascada dijo...

El problema de los llamados "valientes", es que no es valentía ser intempestivo, avasallador, indolente. La verdadera valentía humana, consiste en dominar los instintos y tener la razón en la palabra.
Mis cariños para ti poeta.

Luis Sánchez García dijo...

Asi es Taty, porque solo quedará la palabra, la dicha, la escuchada, incluso la nunca pronunciada para entender inextremis, que sí fuimos alguien, la palabra que uno solo de nuestros semejantes retuvo emocionado en su memoria y que queda en el aire suspendida de sílabas y lágrimas.

Un beso.

Luis

María Jiménez V. dijo...

Esos llamados "Valientes" solo son seres impulsivos, que pierden cualquier capacidad de reflexión en el momento.
Son aquellos prisioneros de sus instintos más primitivos.

Es un placer mi querido Luis volver a navegar entre tus letras.

Besos, abrazos y sonrisas para ti

Luis Sánchez García dijo...

Gracias María, me alegro mucho tenerte de vuelta.

La palabra es un arma cargada de futuro.

Un abrazo.

Luis.

Lola dijo...

Dicen que la palabra es divina y que encierra sabiduría y, si la palabra es poética..., más que mejor!!!.


Un abrazo, Luis.

Luis Sánchez García dijo...

Lola, la palabra es el único refugio de la razón.

Un abrazo fuerte.

Luis