domingo, 23 de enero de 2011

TU MUNDO


"Yo estoy seguro de que Dios no existe,
pero si Dios existe,
no tiene perdón de Dios"
J. Sacristán.



Una madre enferma
es un agujero intruso
en la paz beata de las liturgias,
es una mancha de tinta negra
en el pliego podrido de la noche,
es una esperanza al revés,
un esputo gris sobre los laboratorios
y los teoremas.
Una madre enferma
es lo que sobra en los márgenes
impolutos de los códices,
es un tropiezo en la piedra
teologal y virtuosa,
es un paraíso sin el acierto
puntual del "Hágase".
Una madre enferma
es la pieza extraviada
para que el mecano no funcione,
es una pregunta varada,
un signo de interrogación con raíces,
un lunar feo que el cosmos disimula
bajo un manto de supuestas
revelaciones.
Una madre enferma
no hay código ni álgebra que lo explique.
Una madre enferma
es el santo y seña
de la pereza homicida de los dioses.

6 comentarios:

Elena dijo...

Hermoso poema Luis, pero... ¿y un hijo enfermo?
La enfermedad, así, entera, es la sinrazón de la vida.
Un beso.

Luis Sánchez García dijo...

Elena, la salud es el bien más preciado.

Un hijo enfermo es...
Invierno de los descontentos,
tan florecido en el estío
como radiante en sus cimientos.


Un beso grande amiga.

Paloma Corrales dijo...

Si la ataraxía me pide: ¡aquí estoy! Disculpa mis ausencias, que sólo se deben a ajetreos de la vida, vengo a reconcilarme con tus letras porque en ellas, como siempre, encuentro una inusual profundidad, amén de la calidad.

El poema es duro, lo es enfrentarse a la adversidad, y tienes razón desde la cita al final... Me gustó.

Besos, una docena.

Ps. no dejes que me pierda tanto.

Luis Sánchez García dijo...

Paloma:

Donde no vea tu rostro ver tu gesto,
mis seguidores tu presencia niega,
es como no saber de un colega,
y es por eso Paloma que te digo esto.

Un abrazo enorme.

Bluebird and Tatián dijo...

Luis acabo de ver tu blog, me agrada, sigo leyendolo, " un signo de interrogación con raíces" muy lograda
, gracias hombre


Bluebird....http://comomorirsindolor.blogspot.com/

Luis Sánchez García dijo...

Bluebird and Tatián, gracias por visitar mi blog, ya visitaré el vuestro.

... que la Ataraxía sirva para morir sin dolor.

Un abrazo desde el Guadalquivir.