domingo, 9 de enero de 2011

EL TIEMPO QUE NOS QUEDA


Y de toda tu sangre, la azogada
que ahoga al azogado, la que desafía
muy velozmente a ras de la incisión
y no se turba recién empezado Enero.
Y de todo tu dolor, el primero
que agita al mundo, lo que el llanto
prometía y no se ha cumplido
por miedo al perfume dorado que tú emanes.
Y de toda tu vida, la no vivida
esa misma vida del hachazo, la acosada
con el punzón del viento enrojecido
que te muerde de memoria desteñida.
Y de todo lo que seras, el mañana
lo que siempre has sido, la desnudez
a tientas del ayer que no es vida verdadera
sino un gañido que dirá al fin tu nombre.