domingo, 6 de junio de 2010

AVISO


Si la vida se vuelve torpe
y no basta con saber que duele,
si no pasan los días ágiles de sobresaltos
más allá de la renuncia y su cansancio,
si la noche llega más negra de llanto acumulado
donde dormir es morir de deseo agónico,
si te has ido dejándome sólo
triste con mi esperanza y mis pájaros,
si alta, muy alta
la soledad de los sauces,
si más allá del signo leve de tu mano
renaciera la luz que me ciega los ojos,
si pudiera llenar mi sombra
de verdad cierta y gozo,
si mi nombre ya no conmueve
tu rostro de silencio desvelado,
si pasan los vencejos
tomando nota de sus augurios,
y mi tristeza persevera sin consuelo,
no te extrañes si tardo en abrir mi alma la Ataraxía,
echadme de menos, mientras recupero
mi sosiego que niega la posibilidad del olvido.

Actualización:

Volveré cuando la palidez, quiera llevarme
a la pureza del filo de la piedra;
hacia los pequeños manzanos
que sujetan los tapiales del tiempo.

Gracias, regresaré pronto
mientras tanto quedaros abrazados todos.

Luis.

3 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Tengo problemas con tus actualizaciones amigo, por suerte te tengo en mis Blog especiales, de esa manera logré saber que habías editado...
Como siempre lo que escribes hermoso, lleno de metáforas y cadencia en los versos.
Un abrazo.

Lola dijo...

Hola Luis. Mis disculpas por haber estado perdida unas semanas.



No te me atormentes con los recuerdos que aunque nos ayudan a crecer y en muchos casos a hacernos más fuertes, también nos causan mucho dolor..., nos hacen mucho daño, Luis.
Sonríele siempre a los recuerdos..., anímate!!!.

Y si pues decides temporalmente cerrar ésta Ataraxía, no tardes en en volver a abrir su alma..., aquí siempre te estaremos esperando.

Un fuerte abrazo, un beso, Luis.

Z.A. Feitosa dijo...

Gracias por tus atenciones. Saludos y bendiciones desde Brasil, Luis! Dios te bendiga con muchos éxitos. Z.A. Feitosa