viernes, 26 de febrero de 2010

HOMBRE DEL CAMPO


Ya muy tarde,
casi al anochecer,
ya el sol rojizo y esquivo,
ya la sementera al relente,
ya encendidos los granados
en fresquísima sazón,
y lleno el corazón,
de un otoño impenitente.


Vuelves hombre del campo,
cansado pero contento,
vienes hambriento,
sediento de primavera,
de gozo eterno.


Tendrás un minuto para que ames,
y el tiempo que cercena la esperanza,
el rostro arrugado,
pegado el cuerpo al suelo,
sin que pasen los siglos,
la vida ya torcida por la intemperie,
un aliento robado a la premura,
y el ademán ya sin tibieza y firme
en el deseo de quien espera,
radiante otro día que te glorifique.


Atrás queda el eco que anuncia el fin,
acaso un graznido rezagado,
queda un sudor de sangre
el ser pequeñito e inmolado.


Así es tu vida,
siempre cercana a la tierra
que te coge estremecido,
uncido al surco y a la grama,
tantas veces en el olvido
y hoy como mañana,
por siempre redimido.


Hasta que la blancura compartida
de este recinto que arremete,
te de la tierra final
que siempre te reclama,
y ahora te pertenece.

6 comentarios:

Elena dijo...

¡Ay ese hombre del campo!
Siempre pegado a la tierra.
Y qué hermosura de poema para describir su vida que corre paralela a la de ese campo.

Un beso Luís.

Taty Cascada dijo...

Luis: poeta amigo, me remontaste a mi abuelo, su pala, su caballo y sus trigales...Si bien mi amor primero es el mar, el campo tiene sus destellos que me hacen sentirme grata con sus palpitaciones de tierra; sus olores a menta fresca, y sus sonidos de sudorosos ríos...
Un belleza de escrito, como tienes acostumbrados a tus seguidores.
Un beso.

Luis Sánchez García dijo...

Elena; yo mismo soy hombre del campo, al igual que mi padre, mis abuelos.
Este poema es un tributo a esos hombres y mujeres porque la vida se parece a ellos, que al final logran solamente, las ovaciones del silencio.

Un abrazo grande.

Luis.

Luis Sánchez García dijo...

Taty, gracias por tus palabras como siempre, me alientan y estimula esta Ataraxía.
Los hombres y mujeres del campo somos como pétalos que después de ser pisados, regresan hacia el viento huyendo hacia el azul de lo remoto, con sabor a un perpetuo suceder.

Un beso de ciruelo en flor.

Luis.

Lola dijo...

No hay nadie mejor que sepa valorar el trabajo forzado del campo y que lo describa tal cual, que un hombre de campo.

Precioso como todos tus poemas, amigo Luis.

Un fuerte abrazo.

Luis Sánchez García dijo...

Lola, mi vida esta ligada al campo bajo un peso indecible de atmósferas, cayendo y aplastando mi urgencia de tierra que ha empezado a volar de sus raíces.

Un beso mi amiga del alma.

Luis.