martes, 15 de septiembre de 2009

OTOÑO


Emberrenchinada esta de color
las líneas de tu sementera,
dos, tres


mas pudiera, alzarte
cortesana linda flor,
por los surcos de tu labranza.


Atrincherada, casual no es tu estiércol
ni dolorosa la mano que te siega,
tienes alma de reina,
presteza de doncella,
dos, tres


mas pudiera, resarcirte
por las cicatrices de tu sed.


Miras por las rendijas de octubre
la piel que sola envejece,
muere, nace y muere
y vuelves a nacer,
las tardes de tu resurrección,
reticente ventisca repetidora,
dos, tres


mas pudiera, arrancarte
las ganas de juventud,
y nunca vieja.