sábado, 29 de octubre de 2011

LUBRICAN











Madrugaré en tu madrugada,
sutil homenaje de por vida
te daré mi claridad dolida,
y mi primera edad despertada,

calentaré con mi sol tu marina
mi agua para ti será espuma,
que tu plata brille en la bruma
tu fulgor en mí sin espina.

Mañana seré feliz, hoy no
... mañana.