domingo, 25 de enero de 2009

Reflexiones

Como los campos llenos de rocío
en la alegría de su labranza,
manten por siempre la esperanza,
... ¡y vuela cuervo mío!.